Archivo por meses: mayo 2015

21 de Mayo: Dolaka

Life is not how you think if you see the condition of people living in Dolakha and other village far from Kathmandu.

we all team of creative Nepal are very very thankful for the donare who is helping us to give food and other needy things for the earthquakes victim in dolakha district…

we could visit and give food for dolakha balmandir also which is in very bad condition.. Children in dolakha home are suffering a lot they really need help in everything. Seeing the condition I feel very sad…

Dolakha14Dolakha5

Dolakha1 Dolakha2 Dolakha4 Dolakha3

Dolakha13 Dolakha12 Dolakha11 Dolakha10

Dolakha9 Dolakha8 Dolakha7 Dolakha6

 

 

 

 

15 de Mayo: Llega la ayuda de Bomberos sin fronteras

Comida, ropa, papillas para bebés y artículos de higiene, llegan para mejorar la urgente necesidad de los niños y niñas de Bal Mandir tras los terremotos sufridos.
Una vez más, nuestro agradecimiento al equipo desplazado hasta allí de Bomberos Unidos Sin Fronteras (BUSF) que dedican una mirada especial a Bal Mandir.
En varias de las fotografía aparece con camiseta verde Kalpana, integrante de Creative Nepal, o lo que es lo mismo, Ruta6 en Katmandú.
La última imagen recoge un grupo de pequeños que han sido recogidos por la NCO tras quedarse en condiciones de orfandad después del desastre. Todos deseamos que en algún momento aparezca algún familiar que pueda sacarlos de esa terrible situación.

busf 6busf 5

busf 4 busf 3 busf 2 busf 1

 busf 7 busf 8

5 de Mayo: BUSF visita Balmandir

bomberos en bal mandir

 

La terrible situación en la que han quedado los niños y niñas que vivían en el orfanato público más grande de Katmandú (Bal Mandir) después del terremoto que asoló el país asiático hace 10 días, ha hecho que muchos amigos de Ruta6 se estén volcando en donaciones para ayudarles.

Nuestra asociación, aunque lleva más de 8 años trabajando con esta población desfavorecida, es muy humilde. La repercusión en los medios de comunicación ha hecho que diferentes empresas, particulares y colectivos de todo tipo nos hayan contactado para ofrecer su apoyo.

Ese es el caso de Bomberos Unidos Sin Fronteras (BUSF), cuyos representantes desplazados a Nepal estos días, han visitado hoy

Bal Mandir acompañados de algunos de nuestros becados mayores, e integrantes de la asociación hermana nepalesa Creative Nepal, como puede verse en la fotografía.

BUSF hará una valoración de las condiciones en las que se encuentran los habitantes de Bal Mandir y decidirá de qué manera pueden colaborar en su mejora.

Desde Ruta 6 no dejamos de dar las gracias estos días, pero no se nos ocurre mejor manera de expresar el agradecimiento que sentimos por toda la ayuda recibida, sea del tipo que sea.

4 de Mayo: Creative Nepal despierta

Portada-Creative-Nepal.jpg

Los chicos están ya preparados para empezar a ayudar a todos sus compañeros que han sufrido con el terremoto.  Cambian el nombre de su organización, a partir de ahora son CREATIVE NEPAL.

Comienzan ayudando a Balmandir pero rápidamente se dan cuenta que hay mucha gente a las afueras de Kathmandu donde la ayuda no llega.

30 de Abril 2015: ONG

Según me dicen, esta última noche la lluvia ha sido muy intensa en Katmandú. Parecía como si el monzón se hubiera adelantado inoportunamente para complicar las tareas de rescate, distribución de ayuda y limpieza, y añadir un poco más de zozobra a esa población tan maltratada por las adversidades.

Ayer Aurora y nuestros jóvenes colaboradores ex Bal Mandir visitaron nuevamente el orfanato, y descubrieron que los niños habían sido trasladados a una especie de garaje situado a no más de doscientos metros del edificio siniestrado. Según la opinión de mi mujer, ese lugar reúne peores condiciones que el improvisado campamento en el que han permanecido estos últimos días, ya que no tienen cocina, lo que significa que han de seguir utilizando la de Bal Mandir, una especie de caseta baja que no ha resultado dañada por el terremoto, y disponen de un solo servicio (muy sucio) para más de cien niños y las cuidadoras. Las niñas mayores han sido trasladadas a Siphal, hospicio cuyo edificio no ha recibido un castigo tan severo como Bal Mandir. Por otro lado, los veintitrés huérfanos que teníamos internos en el New Shrine han sido devueltos su inclusa porque, según me dice la directora de la escuela, la actividad docente no se puede reanudar por el momento, debido a que la mayoría de sus profesores y empleados han salido de viaje hacia sus aldeas natales para averiguar la situación de sus allegados.

Numerosos amigos me han preguntado cómo pueden colaborar económicamente para aliviar la difícil situación de los huérfanos de Bal Mandir. Actualmente hay dos ONGs españolas que están trabajando para ayudar a esos menores. Ruta 6 está cubriendo los gastos de escolarización y alojamiento interno en una buena escuela (el New Shrine) de veintitrés niños y niñas de Bal Mandir. También está ayudando económicamente a diez jóvenes ex Bal Mandir para que puedan concluir sus estudios universitarios desde el momento en que se ven obligados a abandonar el orfanato por su mayoría de edad. Dididai, en cambio, ha centrado sus esfuerzos en tratar de garantizar el derecho a la educación de los menores de Bal Mandir con alguna discapacidad severa (la mayoría niñas con parálisis cerebral), lo que implica proporcionarles unas condiciones de vida aceptables, atención médica, estimulación y terapia rehabilitadora.

Ambas ONGs harán todo lo posible para asegurarse de que los donativos recibidos reviertan en la mejora de las condiciones de vida de los legítimos destinatarios de estas ayudas. Para ello, contamos con la colaboración de Creative Nepal, una ONG creada por jóvenes ex Bal Mandir comprometidos con la situación de sus hermanos huérfanos. Precisamente esta ONG nepalesa es la que mejor puede velar para que los fondos obtenidos se gasten íntegramente en beneficio de los menores.

Ayer mismo Aurora me dijo que el edificio de Bal Mandir está en tan malas condiciones, que probablemente no sea posible su reparación. Las paredes caídas y las numerosas grietas que afectan a ese antiguo palacio de la familia real, podrían hacer necesaria su completa demolición. Si eso fuera así, dudo mucho que las autoridades nepalesas responsables de esa inclusa vuelvan a edificar un nuevo orfanato en esos terrenos, porque el edificio actual era enorme, y no sólo albergaba a Bal Mandir, sino que también era sede de las oficinas de la NCO, institución responsable de numerosos orfelinatos distribuidos por todo el país, una escuela privada y una asociación de Bellas Artes con estudios para algunos artistas. Por otro lado, el emplazamiento de ese edificio en una zona muy céntrica y revalorizada de Katmandú, me hace pensar que las autoridades tratarán de buscar otra ubicación para los huérfanos. Pero esto es sólo una sospecha mía basada en la desconfianza que los dirigentes del orfanato se han ganado a pulso durante estos últimos años.

Adjunto los datos bancarios de estas dos ONGs para que quien lo desee pueda realizar su aportación. También añado un enlace a un video que ha elaborado nuestro amigo Carlos para intentar conseguir fondos.

 Ruta 6: ES692100 1290 0902 0024 5796

Dididai: ES12 2013 1544 9002 0032 9152

http://youtu.be/0S1-ZvJT6t4

 En este momento Aurora debe estar volando en un avión que la lleva desde Katmandú hasta Doha. Si todo sale bien, mañana llegará a Madrid.

Madrid, a 30 de abril de 2015

José Luis Gutiérrez Muñoz

 

28 de Abril 2015: Malos olores

La tercera noche a la intemperie tras el terremoto no ha sido mucho mejor que las anteriores. Aunque no ha llovido, Aurora me dice que ha hecho mucho frío, lo que tal vez se ha visto agudizado por la humedad de las mantas con las que se arropaban. Por la mañana Jodish ha cogido su cámara fotográfica (regalo de nuestra amiga Tania) y se ha ido a explorar la ciudad para poder mostrarnos algunas imágenes. Aunque estamos abrumados por el dramatismo de las escenas que están difundiendo los medios de comunicación, adjunto el PowerPoint que Jodish mismo ha elaborado con esas fotografías. Pero, según me dicen nuestros jóvenes ex Bal Mandir, hay algo que ni esas instantáneas, ni todas las imágenes que están emitiendo los medios de comunicación pueden mostrar: el olor a cadáver, que empieza a ser intenso, unido al de las basuras que se arrojan directamente a la calle y los excrementos de toda esa gente que se ha visto obligada a vivir al raso.

Aurora, Kalpana, Ram y Laxman se fueron andando por la mañana hasta Bal Mandir. Aunque usaron mascarillas que cubrían su boca y su nariz, para tratar de evitar no sólo los malos olores sino también cualquier contagio, la fetidez del ambiente traspasaba la protección. Según me dicen, el edificio de Bal Mandir está tan dañado que creen que no podrá volver a ser habitado por los niños. Mientras tanto, las aproximadamente cien criaturas que allí vivían, permanecen en la calle, alejadas del edificio, protegidas por unos plásticos. Les ha sorprendido no ver allí a ni un solo directivo (en ese orfanato hay muchos), oficinista o empleado del hospicio, a parte de las cuidadoras que habitualmente viven allí.

Los menores parecen todavía excitados por la insólita experiencia pero, ¿qué ocurrirá cuando pasen los días, o las semanas, y los responsables del orfanato, que actualmente parecen más preocupados por la suerte que haya podido correr su propia familia que por la de los huérfanos que tienen a su cargo, no sean capaces de encontrar acomodo digno para ellos? Sin duda, esas condiciones no se deben mantener durante mucho tiempo más para ningún niño, pero urge especialmente encontrar albergue para los bebés y para las niñas con discapacidades severas. Aurora me dice que se ha esforzado en explicar amablemente a la responsable de las cuidadoras que en estas condiciones deben extremar la higiene, y deben mantener alejados de los niños basuras y todo tipo de residuos. Supongo que las ratas, que ya campaban a sus anchas por Bal Mandir, ahora proliferarán.

Desde Bal Mandir, Aurora, Kalpana, Ram y Laxman se han dirigido a Siphal, el albergue que hasta ahora ha acogido a hijos de los presos. El edificio de ese hospicio, íntimamente ligado al orfanato en el que trabajamos, porque cuando sus niñas alcanzan la pubertad son trasladadas a Bal Mandir, parece que ha sufrido menos con los temblores. No obstante, también allí todos los internos se han instalado en la calle, bajo unas improvisadas tiendas de campaña construidas con plásticos. Allí se han encontrado con Netra, quien está bien, aunque un poco resfriado, probablemente por la intensa lluvia de la noche anterior.

Si todos los menores de Siphal o Bal Mandir han de permanecer más tiempo viviendo en la calle, sería necesario entregarles tiendas de campaña adecuadas y asegurarse de que no les falta agua, comida y los medicamentos que precisen. Aurora me dice que escasean el agua y las verduras, por no hablar de las frutas que siempre estuvieron al alcance de muy pocos; pero además, los precios de los alimentos en los comercios que siguen abiertos se han incrementado notablemente.

Caminaron hasta el New Shrine para visitar a los veintitrés niños y niñas de Bal Mandir que tenemos escolarizados en esa escuela en régimen interno. Este edificio ha sufrido mucho menos que Bal Mandir, pese a lo cual, por prudencia, todos los niños permanecen en la calle, protegidos con plásticos como la mayor parte de la población de Katmandú. Algunos manifestaron su deseo de regresar a Bal Mandir hasta que se reinicien las clases, pero Kalpana les ha enseñado algunas imágenes que ella misma ha grabado esta mañana en Bal Mandir. Parece que eso les ha hecho conscientes de la precaria situación de sus hermanos, y no han vuelto a pedir su traslado a su desvencijado albergue.

Ayer algunos amigos me pidieron que trasmitirse a Aurora su opinión favorable a que se sumase al grupo de españoles que están siendo repatriados por nuestro Ministerio de Asuntos Exteriores. Por supuesto, he trasladado esta opinión a mi mujer, al tiempo que le facilitaba contactos e indicaciones para que, si lo deseaba, pudiese unirse a esa expedición, pero también he comunicado telefónicamente con su compañía aérea y me han indicado que, aunque en estas circunstancias no pueden garantizar nada, lo cierto es que hasta ahora no han tenido que cancelar ni uno solo de los vuelos diarios que conectan la capital de Nepal con la de Qatar. Aurora lo tiene claro, no desea adelantar su regreso previsto para el próximo jueves por la noche.

 José Luis Gutiérrez

280515 1 280515 14  280515 12 280515 11 280515 10 280515 9 280515 8 280515 7 280515 6 280515 5 280515 4 280515 3 280515 2.jp280515 13